Tengo sueño y otra vez la misma historia, insoportable el desorden y la suciedad que tengo que soportar, pareciera que si una por cometer un supuesto crimen debe morir en condiciones de insalubridad.
¿Por qué a mi? ¿ No les alcanzo con verme sufrir de pequeña cuando acompañe a declara a mamá? Hace mucho no recordaba esto, creo que nunca lo pude olvidar; papá pegándole, ella gritando y yo encerrada como si no supiese que lo que estaba pasando…
para colmo a la semana estaba viviendo con tía Rosa ¿en que habrá terminado todo eso? Una herida casi cerrada pensaba hasta hoy, nunca voy a encontrar un verdadero amor, nunca lo vi y las novelas… bueno en fin son ficciones.
Tengo frió, creó que esta lloviendo ¿que saben ellos si el verdadero culpable no esta bajo un paraguas ahora? Y van tan confiados escuchando su radio mediocre y comiendo media lunas y no se dignan a darme un poco de agua, a esta hora debería haber tomado mi alplax. No me importa ir a declarar, soy una ciudadana que debe cumplir las leyes. Soy inocente hasta que se demuestre lo contrario así dicen… nadie vio nada, nadie sabe nada. No se que querían que la vieja sea Matusalén, tenía noventa años, sorda, viuda y para colmo sus sueldos eran bajos.
De todas formas tengo la opción de hacerme pasar por loca y evitar la cárcel; no tendré que trabajar, tendré abrigo, comida, tratamientos y tal vez me haga algún amigo.

Fabiola Ramallo
Comisión 61