La vasta noche
no es ahora otra cosa
que una fragancia.

                                                              Jorge Luis Borges

Mil y una noches

que ahora tan solo son

aromas sin ti.             

                     Nuestra versión(Erzen, Bárbara. Borchez, Florencia) 

Reflexión:

         En un comienzo, tras leer con atención el haiku de Borges, optamos por ir construyendo una historia en torno a este.

Para ello, representamos en nuestras mentes una posible escena, en la cual aparecía en primer plano la figura de una mujer quien, desvelada en la noche, se encontraba apesadumbrada por el recuerdo de un antiguo amor. El único vestigio que quedaba de él y de su presencia, era tan solo su perfume impregnado en la almohada de la protagonista.

            En el primer verso de “las mil y una noches” quisimos hacer referencia a los innumerables momentos compartidos por los amantes en el pasado. Al segundo y tercer verso decidimos construirlos parafraseando los del haiku original.